El informe forense -producto de un nuevo peritaje realizado en el cuerpo de la activista- liderado por el perito británico, John Clark, sugiere que la muerte no fue por ahorcamiento suicida, sino por «estrangulamiento por ligadura, con un objeto que alguien más sostenía alrededor de su cuello y lo apretaba con fuerza». Dicho documento titulado «Comentarios sobre la muerte de Yudy Macarena Valdés Muñoz», fue publicado por la revista mexicana «Proceso» el pasado 12 de agosto y viene a rememorar una vez más los hechos ocurridos un 22 de agosto de 2016 en el domicilio de Valdés en Tranguil, Los Ríos.

¿Cómo murió Macarena Valdés?

La muerte de Macarena ha estado rodeada de misterios e irregularidades, iniciando con la autopsia realizada por el doctor Enrique Rocco -quien posee denuncias de graves irregularidades en su práctica profesional- del SML de Valdivia, inmediatamente después de su deceso, afirmando que la mujer había fallecido por una asfixia por ahorcamiento sin participación de terceros.

¿Quién es John Clark?

Clark es un patólogo reconocido mundialmente. Fue director del Departamento de Medicina Forense de la Universidad de Glasgow, trabajó como patólogo jefe del equipo forense del Tribunal Penal Internacional de la ex Yugoslavia y actualmente se desempeña como perito de la Corte Penal Internacional.

Lo primero que destaca el informe, es la «falta de descripciones detalladas de cómo fue encontrada muerta Valdés», por lo que la interpretación de los hallazgos es difícil. Por otro lado, se señala que «la cuerda usada no tenía una ligadura típica para colgarse, ya que era excesivamente larga y no tenía un nudo obvio. Incluso si este hubiera sido cortado al bajar el cuerpo, ¿por qué no se incluyen comentarios en el informe de autopsia ni se incluyeron fotografías?».

Tras la investigación, el patólogo concluyó que en la muerte de Macarena, sí hubo participación de terceros: «La marca de ligadura en el cuello, aunque no completamente incompatible con la de suicidio por ahorcamiento, es lo suficientemente inusual como para plantear preguntas sobre su causa. Lo más importante es considerar si la muerte podría haber sido el resultado del estrangulamiento con ligadura por otra persona o personas, es decir, un elemento apretado fuertemente alrededor del cuello que impida la respiración».

Clark señaló también que «una marca de ancho tan irregular como este (surco en el cuello), sugiere que ha habido un movimiento considerable de la cuerda sobre la piel, frotándola y causando abrasiones, posiblemente con más de una vuelta del lazo involucrada».

Respecto de las muertes por suicidio por ahorcamiento, Clark aclaró que aunque en casos de suicidio por ahorcamiento las víctimas pueden moverse violentamente y posiblemente causar que la ligadura se mueva sobre la piel, «sin duda, en mi propia experiencia de cientos de estos casos, no es común una marca tan irregular como esta».

Finalmente, lo que se puede deducir de la información entregada por el forense, es que la hipótesis del suicidio queda descartada, ya que entre otras cosas la víctima no tenía intenciones de quitarse la vida y tampoco dejó una carta explicando la supuesta decisión, mientras que las evidencias de marcas en su cuello deben ser investigadas. Cabe señalar que este informe fue solicitado por los querellantes del caso y será enviado próximamente a la Fiscalía.