Este lunes 21 de enero los pescadores artesanales de la región de Concepción se reunirán en la intendencia del Bío Bío con el subsecretario de Pesca, Eduardo Riquelme, para tratar de finalizar el conflicto por la Ley de la Jibia.

Para los pescadores solo hay una postura: defenderán lo que han ganado con la aprobación de la iniciativa en el Congreso y rechazarán el veto presidencial. Este último es un veto que no objetará la eliminación de la pesca de arrastre, sino que incorporará el sistema de cerco «como arte de pesca para ser utilizado tanto por el sector artesanal como industrial».

Desde la industria respondieron que este sistema hace que el producto no sea apto para consumo humano, y que solo la pesca de arrastre o la artesanal, son las que aseguran una llegada óptima del producto a su lugar de comercialización.

Por su parte, el presidente de la Coordinadora Regional de la Jibia del Bío Bío, David Castro afirmó que no van a negociar con el gobierno, ya que solo esperan que se respete la ley.

En esta lucha, ambas pescas están unidas contra un enemigo en común, el veto presidencial a la Ley de la Jibia. Lo que sigue ahora es que veto deberá ser votado por la Cámara de Diputados, en la cual solo necesita una mayoría simple. Si llegara a fracasar, la ley quedaría como fue aprobada en el Congreso.

Un detalle no menor es que en las múltiples manifestaciones protagonizadas por pescadores artesanales, Carabineros ha hecho uso de sus implementos y ha disparado en reiteradas ocasiones perdigones hacia los manifestantes, quienes han resultado heridos en el rostro y otras extremidades.

Cabe señalar que desde ambos sectores, artesanal e industrial, han indicado que seguirán movilizados hasta que no se produzca una solución satisfactoria.