El yerno, Pablo Rossel Estay, esposo de Magdalena Piñera, es el líder de las operaciones de la empresa CGS Chile, la que ofrece servicios de call center a diferentes marcas nacionales e internacionales con el fin de gestionar ventas y servicios.

La empresa posee plantas en Valparaíso y Santiago y el pasado 27 de diciembre, las y los trabajadores de ambas regiones -pertenecientes al sindicato Sintrac-, votaron la huelga.

Algunas de las principales demandas del sindicato son el pago de horas extra de domingos y festivos al 150%, ya que estos empleos suelen rotar en un margen de 24 horas por 7 días. La incorporación de bonos, horas al médico con goce de sueldo y permisos para estudiantes.

CGS Chile presta servicios a empresas tales como: Entel, Clínica Alemana, Toshiba, Cencosud, VitalAire (Air Liquide), Chile Compra, Chilexpress, Salud UC, Junaeb, Clínica Las Condes, Forum, Copesa, Banco de Chile, Cámara de Comercio, Ruta del Maipo, Transantiago, Banco Ripley, Transbank, Megasalud, Compañía General de Electricidad (CGE), Sence, Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) y Administradora de Fondos de Cesantía (AFC).

Al momento de iniciar la huelga legal, las y los trabajadores se vieron reprimidos por un gran contingente policial que llegó a las inmediaciones de la empresa arrojando agua, gases lacrimógenos y golpeando a los presentes con el objetivo de desalojar a los miembros de Sintrac de las dependencias de CGS. Fuerzas Especiales de Carabineros se transformó en escolta de Rossel y lo resguardaron hasta que abandonó el lugar. También detuvieron a seis dirigentes sindicales, quienes fueron liberados a las 17 hrs, aproximadamente. Se dirigieron nuevamente a negociar con la empresa.

La respuesta enviada por Rossel a la negociación colectiva consistió básicamente en un reajuste del 1 por ciento. Esto para trabajadores que ganan cerca del sueldo mínimo, algo que desde el sindicato definen como una «miseria de negociación».