En sus propias palabras, Bolsonaro advierte que en Brasil existe un exceso de derechos laborales que molestan a todos y que hacen desistir a los posibles emprendedores.

El presidente electo de Brasil señaló que estudiará la posibilidad de terminar con la «Justicia del Trabajo». «Cuando uno piensa en producir alguna cosa, cuando ve la cuestión de los encargos laborales, que molestan a todos en Brasil, esa persona desiste de emprender», afirmó Bolsonaro al canal carioca SBT.

Frente a esto, añadió que podría redactar una propuesta para terminar con dicha justicia, ya que esta -a su juicio-, está «politizada». Tampoco la considera necesaria, ya que existe la justicia común.

Bolsonaro tomó como ejemplo a Estados Unidos y declaró que «allí casi no hay derechos laborales. No sirve de nada tener derechos si no hay trabajo».

Cabe señalar que antes de asumir el cargo de presidente, Bolsonaro confirmó que cerraría el Ministerio del Trabajo, para distribuir sus funciones y recursos entre el Ministerio de Economía y el de Justicia.