La Piccola Italia

Hace aproximadamente una semana se dio a conocer un vídeo en el cual se apreciaba como un hombre -probablemente un jefe- maltrataba, gritaba e incluso insultaba a un grupo de trabajadores de un restaurante.

El local correspondía a uno de la franquicia «La Piccola Italia» de la comuna de Paine. El hombre aludido, apodado «Tyson», agrede verbalmente a varios trabajadores y se muestra bastante alterado.

Revisa el vídeo a continuación:

Un extrabajador de la cadena se querelló por homicidio frustrado y denunció maltrato psicológico y físico. A esto se sumó una denuncia en la Inspección del Trabajo contra el restaurante por la violación a derechos tipificados en la Constitución, en materias laborales.

Gerlym Chacón, también extrabajador del restaurante, acusó que sufrió maltratos y retraso en sus pagos y propinas. También denunció temer por su vida, producto de una agresión que sufrió a manos de uno de los jefes de seguridad del recinto.

En tanto, David Plaza (El Tyson) conversó con el matinal «Muy Buenos Días» de TVN. Lloró en pantalla, y señaló que no es un hombre agresivo. También acusó que le «cortaron las manos» y que ya no puede trabajar.

Cabe señalar que desde la empresa aseguraron que, tras una investigación, el funcionario denunciado fue desvinculado y apartado de sus funciones.

Sebastián Vanella, gerente general de La Piccola Italia, reconoció la gravedad de los hechos y que la empresa respetará cualquier decisión que tomen las autoridades. Junto con ello, señaló que «la administración de La Piccola Italia declara que ofrece disculpas públicas a todos nuestros trabajadores y trabajadoras por la situación del maltrato, abuso o vulneración de los derechos fundamentales que sufrieron o pudiesen haber sufrido».

Posterior a esto, la seremi de salud, Rosa Oyarce, levantó un sumario por condiciones de infraestructura, calidad de los baños de los funcionarios manipuladores de alimentos, y por las altas temperaturas registradas en las cocinas.

Tarragona

Luego de los hechos ocurridos en el mencionado restaurante, las trabajadoras y trabajadores de una sucursal de la cadena de comida rápida Tarragona vivieron una situación similar, pero esta vez a manos de una clienta.

La situación se desarrolló en el Tarragona de Nueva Providencia, en plena hora de almuerzo, donde una mujer reclamó que su pedido se demoró mucho y que las papas fritas estaban frías. Producto de ello, agredió a la trabajadora lanzándole el contenido de un vaso de bebida.

Revisa el vídeo a continuación:

La gente comenzó a increpar a la mujer y ésta se mofó diciendo que de todas maneras debían rearmar su pedido y rápido. La jefa del local se aproximó para averiguar la situación y le ofreció el dinero de su pedido de vuelta, sin embargo la mujer empujó a la trabajadora.

Esta situación fue ampliamente difundida y criticada, ya que el respeto a los trabajadores -tanto por parte de los clientes como de los jefes o empresarios- se ha perdido, pasando a llevar derechos fundamentales de las trabajadoras y trabajadores.