El trabajador se encontraba realizando labores de demolición de casas en la comuna de Ñuñoa, con el fin de preparar el terreno para la construcción de un edificio.

El hecho ocurrió el pasado 31 de julio cuando un muro perimetral cedió y terminó con la vida del trabajador de 33 años. De acuerdo a la información entregada por bomberos, el accidente se registró en la calle Marchant Pereira, cerca de avenida Irarrázabal.

Carabineros informó que el trabajador contaba con las medidas de seguridad correspondientes, por tanto las causas del desplome del muro, serán investigadas.

Las indagaciones por el fallecimiento del obrero están en manos del Ministerio Público.