Desde el inicio de este año 2019, los trabajadores que prestan servicios a la empresa Paulina Silva del Valle, se encontraban esperando una definición por parte del empleador, sin realizar ningún tipo de labor. Actualmente, según el vocero Francisco Araneda, la empresa ha incurrido en varios incumplimientos, lo que los ha motivado a llevar más allá sus medidas de presión.

La empresa nombrada es contratista de Besalco, y a su vez, está trabajando en la construcción del Hospital de Ancud. Uno de los motivos que provocó esta movilización son los constantes cambios en las cláusulas de contrato. Por otra parte, la empresa mantuvo durante 15 días a sus trabajadores con la duda del pago de sus salarios.

Es por esto que los trabajadores se han visto en la obligación de tomar medidas de presión más drásticas, las que mantienen a 6 trabajadores en huelga de hambre exigiendo que se les paguen sus sueldos correspondientes al mes pasado.

La movilización duraría 48 horas, y junto con ello, el concejal de Ancud, Rodolfo Norambuena, señaló que “hay varios conflictos que se desprenden a partir de esta movilización. Uno de ellos es la vulneración de los derechos de los trabajadores, a quienes con este sistema de subcontratación se les deja en el abandono”.

Finalmente la empresa se pronunció e indico que “el grupo de personas que se tomó la faena y ha producido las paralizaciones, no son trabajadores de Besalco S.A, ni están a la fecha con la documentación legal y contractual en regla para acceder a la obra, por lo que se trata de un grupo de personas ajenas a la faena”.