El pasado 25 de mayo, Canal 13 informaba a través de sus plataformas el flamante regreso del programa «Bailando por un sueño», el cual pre-pandemia se emitía en un horario estelar con gran cantidad de bailarines, bailarinas y público. Dicha decisión fue repudiada en redes sociales:

Los comentarios coincidían en la irresponsabilidad que significaría volver a poner el el aire el programa, sin embargo, la señal de Luksic decidió que el programa volvería a las pantallas de Canal 13 sin más, incluso, sumando nuevos rostros, participantes y jurados.

Frente a esto, el sitio web del Canal aseguró que se estarían tomando múltiples medidas sanitarias:

El espacio se adaptó ante la contingencia sanitaria y, al margen de que todo el equipo técnico presente en el estudio utiliza mascarillas, guantes y trajes especiales, se incorporaron pantallas de separación transparente para el jurado, los coaches y el BAR. Además, los participantes no pueden tener contacto directo durante la realización de las coreografías. Una dinámica conocida como “baile espejo”. 

Canal 13

No obstante, casi dos semanas después del relanzamiento del programa y tras la suspensión de las grabaciones -días después-, se detectó el primer caso de Covid-19 al interior del elenco de Bailando por un Sueño.

Cabe señalar que el Consejo Nacional de Televisión recibió recibió más de 400 reclamos contra la señal católica y la Seremi de Salud inició un sumario dentro de Canal 13, luego de inspeccionar las instalaciones del estudio donde se graba el programa, argumentando que estas no cumplirían con las medidas necesarias para evitar contagios entre los miembros del equipo.

A la fecha, la polémica de Bailando por un Sueño aún no acaba, ya que este martes 16 de junio se anunció que tras la última y fallida puesta en el aire del programa -otra vez-, este sería cancelado, por lo tanto, este miércoles se emitiría su último capítulo a través de Canal 13.