Marcelo Vega Cortés (47) es el nombre del fallecido dirigente encontrado en las aguas del río Lingue, San José de la Mariquina, en la región de Los Ríos, junto a la camioneta en la que se transportaba. Su cuerpo fue hallado por pescadores de la zona a 500 metros del automóvil, la mañana del pasado jueves 31 de enero, presuntamente por el hundimiento del vehículo.

De acuerdo a las primeras noticias de medios locales, los hechos fueron informados como un accidente. Cabe señalar que Vega iba acompañado de Jorge Hualme Bustos, quien es hoy buscado por la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones de Valdivia, bajo una denuncia de presunta desgracia. Las labores de búsqueda se extenderán hasta el próximo domingo 10 de febrero y se espera contar con un robot subacuático y un helicóptero.

Entre sus actividades, Vega era pescador artesanal de oficio, presidente de la Asociación de Comunidades Indígenas de Chan Chan, Los Ríos y fiel opositor a la instalación de un ducto de la empresa Celulosa Arauco-Celco, proyecto que busca verter los riles de la planta de Valdivia, directamente en el mar de Mehuín.

La vocera del Comité de Defensa del Mar de Mehuín, Eliab Viguera, aclaró que «en carne propia hemos vivido el actuar mafioso de empresas como Celco y el actuar irregular de los organismos del Estado», a la vez que reveló que «nosotros tenemos un manto de duda con respecto a las investigaciones que se están realizando».

Viguera comentó lo extraña de las condiciones en las que fue realizado el hallazgo y comentó que «esto amerita una investigación sumamente exhaustiva, pues la camioneta estaba sumergida hasta la mitad, situación que habría permitido que Marcelo hubiera podido salir del vehículo y salvarse, sobre todo tratándose de una persona que tenía conocimientos en buceo».

Es necesario recordar que este caso, inevitablemente vuelve a rememorar a los otros dirigentes sociales, medioambientales y sindicales fallecidos en extrañas circunstancias, mientras se encontraban en medio de grandes luchas para ellos y su pueblo. Y las fallidas investigaciones que no han logrado que la justicia esclarezca lo sucedido. Carlos Ovando Barría, dirigente social en Dalcahue, Juan Pablo Jiménez, dirigente sindicalista en Santiago, Macarena Valdés, activista en Panguipulli, María Castro Jaramillo, dirigenta social en Rengo, Alejandro Castro, dirigente pescador en Quintero y hoy, Marcelo Vega, dirigente medioambiental de San José de la Mariquina, es el saldo de fallecidos en circunstancias extrañas (la mayoría ha muerto por ahorcamiento bajo supuestos suicidios) y que en algunos casos, después de años, aún no se han podido esclarecer.