María Ojeda es una profesora de matemáticas jubilada de Antofagasta que ha causado revuelo mediático en torno al negocio de las AFP. Esto, porque interpuso un recurso de protección contra la AFP Cuprum, que es la administradora que posee los fondos destinados a su jubilación.

La profesora actualmente mantiene un monto en sus fondos previsionales que asciende a $46.569.000. De acuerdo a esto, la docente señaló que en su último año laboral, su sueldo correspondía a 1,2 millones de pesos. Sin embargo su jubilación hoy es cercana a los $185.000, mientras que su dividendo es de más de 200 mil pesos. Por tanto comentó que su familia la ayuda para poder alimentarse y cubrir otros gastos.

En relación a los períodos, Ojeda cotizó desde 1987 a 1988 y de 1990 a 2017 sin lagunas. La idea de solicitar el dinero es «abrir una luz de esperanza para muchos pensionados, para que puedan hacer un emprendimiento en lo que quieran».

Cabe señalar que el caso de la docente está siendo revisado por el Tribunal Constitucional, lo que de aprobarse podría generar una oleada de casos similares de personas que buscarán obtener sus dineros para ahorrarlos por sus propios medios o para poder salir de situaciones complejas como lo es no tener la casa propia, enfermedades, emprendimientos o el acceso a estudios.

El ministro de la Corte de Apelaciones de Antofagasta, Oscar Clavería, redactó un requerimiento de inaplicabilidad que fue enviado al TC, en el cual se señala que el decreto ley 3.500 -establecido por el actual sistema de pensiones- va en contra de derechos constitucionales como el derecho a la propiedad. Respecto a esto, el gerente general de la Asociación de AFP, Fernando Larraín, comentó que los dineros de las AFP son únicamente para pensiones y que las administradoras se rigen por un marco legal.

Por su parte, el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, declaró que el recurso presentado por Ojeda, no tiene validez ni fundamentos, además de que la justicia ya ha desestimado recursos similares a este.