En diciembre de 2017 las hermanas Ignacia Santa María y Nicole Morales denunciaron ante la justicia al representante de futbolistas, padre de Nicole y padrastro de Ignacia, Sergio Morales y a su hijo Pablo, gerente general de Coquimbo Unido.

El caso durmió en tribunales hasta junio de 2019, fecha en la cual las hermanas decidieron querellarse contra Sergio y Pablo por violación y abuso sexual reiterado (desde que ambas eran pequeñas hasta los 15 años aproximadamente), haciendo público el caso, dada la lentitud de la justicia en tomar medidas contra los acusados. No obstante, ambos hombres fueron sobreseídos bajo el argumento de que los hechos habrían ocurrido fuera de Chile.

Los abusos ocurrieron a las dos hermanas en un contexto de chantaje. Ambas señalan que Sergio utilizaba el dinero, los viajes y las fiestas para luego tomar algo de ellas a cambio.

Cabe señalar que los acusados son figuras renombradas en el fútbol nacional. Sergio es representante de futbolistas, como Esteban Paredes, mientras que su hijo, Pablo, es el gerente general del equipo Coquimbo Unido.

Tras el destape de esta situación, Paredes utilizó sus redes sociales para entregar una férrea defensa a su representante, acompañado de una foto de ambos abrazados.

El mensaje de apoyo:

«Querido amigo, quiero mandarle mucha fuerza a ti y a tu familia, a quien conozco desde hace muchos años y sé lo gran persona que son, como has sido con tu familia, con todos tus hijos y un gran padre, un tremendo abuelo con Benjita, hijo de Nicole, y así podría seguir. Una mentira no va a empañar todo lo bueno que has hecho. La sentencia es clara, detrás de este chantaje con el único objetivo de hacer daño y buscar dinero, sin darse cuenta del daño que le están haciendo una familia entera. Tengo mi plena confianza a Sergio y las fuerzas para salir de este amargo momento».

(*La transcripción realizada omite numerosas faltas de ortografía, sin embargo algunos sinsentidos no pudieron ser resueltos*)

Es por el mensaje anterior que las redes sociales se volvieron contra el goleador, quien fue acusado múltiples veces de «encubridor» por la defensa que le prestó a su representante, Sergio Morales.