Durante la tarde del pasado miércoles los trabajadores
protestaron en Valparaíso instalando barricadas en Avenida Errázuriz, desde la
Plaza Sotomayor hasta la Aduana. Fuerzas Especiales de Carabineros llegó al
lugar y reprimió a los manifestantes.

La
paralización se ha mantenido por casi tres semanas y los trabajadores aún no
reciben una solución por parte de la empresa.

Los
trabajadores del Terminal Pacífico Sur (TPS) se desempeñan por faena y se
manifiestan principalmente por la pérdida de competitividad del puerto y su
falta de capacidad, lo que ha disminuido notoriamente sus turnos y sueldos.

Pese
a que los trabajadores siempre han tenido disposición para dialogar en una mesa
de trabajo junto al Ministerio de Transportes, la concesionaria Von Appen se ha
negado a conversar e incluso ha hecho ingresar esquiroles al terminal. 

El
pasado 2 de diciembre, los movilizados afirmaron que la empresa los llamó a
reincorporarse a sus funciones, ofreciéndoles la suma de 70 a 90 mil pesos por
turno realizado, además de un bono de $400.000 a las personas que ingresen a
trabajar, montos mucho más altos de lo pagado regularmente.

Cabe
señalar que el pasado jueves 6 de diciembre la Empresa Portuaria Valparaíso
(EPV) envió una carta a TPS advirtiendo de un posible incumplimiento de
contrato al no prestar servicios a casi tres semanas del paro.

Según
consignó el medio biobiochile.cl, el contrato de TPS con EPV
establece que «solo una situación de fuerza mayor exculpa a la
empresa». De ratificarse dicho incumplimiento, TPS arriesga perder la
concesión.