Carola Guerra, presidenta del Sindicato N° 1 del banco BCI conversó con nosotros y nos relató cómo ha sido este largo año a la espera de la resolución de los servicios mínimos emanada por la Dirección del Trabajo.

Hace aproximadamente un año llegó al sindicato una solicitud de servicios mínimos enviada por la empresa que contaba con 4 tomos, unas 1.400 páginas. A partir de esto, los trabajadores pensaron que se iniciaría el proceso -como indica la ley-, sin embargo, esto no fue así.

En una primera instancia, el sindicato reclamó en la DT el hecho de que se estuvieran realizando fiscalizaciones en la empresa, en base a la solicitud de servicios mínimos, porque los trabajadores no tenían (y hasta el día de hoy no tienen) conocimiento del traslado que debía ser presentado por la DT. Es decir, no saben qué solicitó la empresa ante la Dirección.

Según señaló Carola Guerra, esos fueron los primeros reclamos que hicieron como sindicato, apelando a la informalidad con la que se estaba llevando el procedimiento en términos legales. Por otro lado, aclaró que «la ley dice que los servicios mínimos implican que inmediatamente se te haga traslado de la solicitud en su totalidad, a nosotros lo que nos envió la DT fue un resumen de 70 hojas«.

Posteriormente, la DT accedió a emanar otro nuevo informe donde se vislumbraba como iba avanzando el tema, pero sobre la misma, Guerra cuenta que los trabajadores se percataron de que el informe que entregó la empresa a la DT, era originalmente de 12 tomos, 8 más que los 4 que tenía el sindicato. Desde otros sindicatos coincidieron con la cantidad inferior de tomos.

Los trabajadores volvieron a realizar un reclamo, pero esta vez solicitando que la DT iniciara todo el proceso de los servicios mínimos desde el principio, ya que en palabras de Guerra «no puede proceder que la empresa haya hecho una solicitud de servicios mínimos a la DT diferente a la que nos hizo a nosotros».

Luego de ingresar el reclamo, la DT le dio lugar a la demanda del sindicato para retrotraer todo el proceso desde el principio. No obstante, Carola se sigue cuestionando «¿por qué la Dirección del Trabajo no se hace cargo de entregarnos los 12 tomos? ¿por qué no dicen qué fue lo que fiscalizaron?».

Finalmente, Guerra añadió que «en mi opinión hay una clara intención por parte de la empresa de que nosotros no nos enteremos de lo que contienen los 12 tomos. Como sindicato no hemos tenido derecho a voz ni a voto, solo a reclamar y a pedir la cancelación del proceso del que no hemos sido parte. Las fiscalizaciones las hicieron en conjunto con la empresa, y a mi parecer existe algo de complicidad».

Hoy se cumple un año de espera por los servicios mínimos y la DT sigue sin entregar la información de los 12 tomos redactados por BCI. Carola señaló que durante este proceso, el banco ha despedido casi a 2 mil trabajadores.