Desde el año pasado la cartera del Trabajo se encuentra postergando el envío de la reforma laboral al Congreso. En un principio el mes acordado para emanar la reforma fue septiembre de 2018, posteriormente enero de 2019 y finalmente la fecha definitiva planteada por el gobierno era marzo del presente año.

Actualmente, el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg se encuentra participando en el consejo de administración de la Organización Internacional del Trabajo, por lo que el ministro secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel, explicó que todos los proyectos incluidos en la “modernización laboral” arribarán al Congreso durante el primer semestre del 2019. También detalló que el último proyecto en ingresar será el que modifica ciertos puntos de la reforma aprobada por el gobierno anterior.

Las posibles razones de dicho aplazamiento apuntan a la tramitación de la reforma tributaria, que por estos días mantiene muy ocupado al gobierno y la falta de espacio legislativo. En esta misma línea, hay que destacar que las cámaras se encuentran revisando los proyectos del estatuto laboral joven, sala cuna, reforma de pensiones, etc.

Finalmente, hay que señalar que esta reforma mantiene un aspecto que ha generado conflicto en diferentes sectores: dicho aspecto es la indemnización por años de servicio, lo cual también parece un motivo más para aplazar esta reforma.