Mártires de Chicago

El Primero de Mayo o internacionalmente conocido como Día del Trabajador, es un día en el que se conmemora la lucha de los trabajadores de Chicago, Estados Unidos, quienes en el año 1886 iniciaron un gran movimiento orientado a conseguir una jornada laboral de 8 horas, lo que se vería traducido en 8 horas de trabajo, 8 de ocio y 8 de descanso.

El primero de mayo era la fecha límite en la que los trabajadores de varios estados de dicho país iniciarían la huelga, de no conseguir lo solicitado. 200.000 de ellos hicieron efectiva la huelga, otros 200.000 obtuvieron sus demandas solo con la amenaza de paro.

Sin embargo, esta lucha se extendió por un par de días más en Chicago, donde las condiciones laborales eran aún más precarias que en el resto del país, lo que resultó con varios enfrentamientos entre trabajadores y la fuerza policial y con la consecuencia de múltiples sindicalistas asesinados.

Posterior a ello, después de los asesinatos, otros trabajadores dieron origen a la Revuelta de Haymarket, en una concentración donde más de 20.000 personas fueron reprimidas por la policía local.

Desde ese entonces, el 1 de mayo es una conmemoración celebrada mundialmente, en la que se reconoce el movimiento obrero, los derechos fundamentales de los trabajadores, reivindicaciones sociales y laborales.

Clotario Blest

Clotario Blest Riffo nació en Santiago el 17 de noviembre de 1899. Desde pequeño estuvo muy vinculado a la Iglesia Católica, sin embargo, su vida tomó otro rumbo. En el año 1922 entró a trabajar en la Tesorería General de la República y se involucró en las conferencias del dirigente comunista Luis Emilio Recabarren. También promovió la idea de un Jesús Obrero, lo que era fuertemente rechazado por la iglesia.

Fuente: RitoqueFM

Su actividad sindical inició en la década de 1930 organizando clubes deportivos y la Asociación de Empleados de Tesorería. En el año 1943 constituyó la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF). Posteriormente, su personalidad de líder le permitió cumplir su sueño, crear en 1953 la Central Unitaria de Trabajadores, desde la cual, lideró múltiples movilizaciones en contra de las malas condiciones laborales de los trabajadores.

En sus últimos años activo, participó de movimientos chilenos inspirados en la revolución cubana. Después del golpe militar del 1973 participó contra la violación de los derechos humanos en la Agrupación de Familiares Detenidos Desaparecidos.

Finalmente Blest, vivió sus últimos años de vida acogido por sacerdotes franciscanos. Falleció en Santiago el 31 de mayo de 1990.