Roni Aguilera, vocero del sindicato Sintelfi, expresó su molestia debido a estos despidos, los que afirman, no se condicen con los buenos resultados de la rentabilidad de la empresa -de la que fueron informados en enero-, ni con el desempeño laboral, ya que dentro de los despedidos hay quienes poseen buenas evaluaciones.

Aguilera manifestó que «el despedir no siempre obedece a que el trabajador no está respondiendo a lo que se espera, el problema acá es que Telefónica está hace rato tomando malas decisiones respecto a su gestión. Aquí nadie está pidiendo que nos eternicen en un trabajo«, y añadió que «quedar sin trabajo en una época en donde escasean las fuentes laborales y todo por una mala decisión, no porque el mercado los está empujando, es lo que nosotros criticamos».

La carta de despido de los trabajadores habla de los resultados de la empresa, excusándose en ello para justificar los múltiples despidos. Sin embargo esta información no coincide con el bono por resultados que tienen todos los sindicatos por convenio colectivo.

Por otra parte, la digitalización tampoco puede ser utilizada para justificar estos despidos, ya que el personal desvinculado actuaba en forma directa con los clientes o se preocupaba de la mantención de los equipos y redes, los que sin los funcionarios adecuados, no pueden operar.

Por ahora la labor del sindicato está orientada a ayudar y guiar a los trabajadores despedidos y principalmente a fiscalizar que se respete el protocolo de acuerdo firmado en el año 2011 por la organización y la empresa, el cual garantizaba un aumento en indemnizaciones, lo que según Aguilera, ha sido negado múltiples veces por la empresa, casos que han sido llevados a la justicia.